Con el campo.

Ausencias notables

Carlos Iannizzotto: “Al Gobierno le cuesta entender la función social del cooperativismo”

11/11/2017 | 08:15 | Lo dijo el presidente de la Coninagro. Fue en la presentación de El Campo y la Política III. Hubo especial reclamo de atención por la situación de las economías regionales.

Carlos Iannizzotto: “Al Gobierno le cuesta entender la función social del cooperativismo”. Con el campo. La Nueva. Bahía Blanca

Carlos Iannizzotto, durante la apertura de El Campo y la Política III. / Fotos: Pool de Periodistas y Prensa Coninagro.

Guillermo D. Rueda

grueda@lanueva.com

Enviado especial

   Vestido para la ocasión con uno de sus mejores trajes, el mendocino Carlos Iannizzoto esperaba un auditorio con la primera fila cubierta por ministros nacionales, cuanto menos el de Agroindustria, así como de otros funcionarios relevantes de todas las provinciales vinculadas a la Confederación Intercooperativa Agropecuaria, la entidad que él preside.

   Semejante escenario, en este caso para la presentación del documento El campo y la Política III, con las propuestas de Coninagro para el futuro agroindustrial, quedará reservado para otra ocasión.

   “Al Gobierno le cuesta comprender al cooperativismo y la función social que cumple. No percibe su potencial, ni el acto cooperativo ni su poder territorial, como tampoco el desarrollo local y el arraigo que produce, el capital social y el derrame en la cadena de valor”, sostuvo.

   “Mi impresión es que, en la complejidad, el cooperativismo hoy no tiene para ellos una fuerza poderosa. Ojalá me equivoque, y seré el primero en reconocerlo. Si no vienen, es porque no nos valoran”, agregó.

   Iannizzotto, en diálogo exclusivo con representantes del Pool de Periodistas en un hotel céntrico de Buenos Aires, añadió que la falta de valorización del potencial del cooperativismo se refleja en un hecho concreto, que es el empleo que brinda a través de los pequeños y medianos productores, una clave para reducir este problema que tiene la Argentina.

   El dirigente, quien previene del sector vitivinícola, celebró que se haya dejado sin efecto el impuesto interno a los vinos en la nueva reforma, al tiempo que describió un panorama poco alentador de las economías regionales.

   “Están empobrecidas, descapitalizadas, con poca tecnificación e innovación y, con tasas al 27/30%, no podremos salir. Acá hay un corsé, que es la política monetaria que ha fijado el Gobierno como nave insignia para bajar la inflación. De ahí, la ER no puede salir, como sí pueden hacerlo los commodities”, explicó.

   El directivo dijo también que hay que reordenar la economía, porque los precios en la Argentina están distorsionamos por las tasas de interés, por el dólar atrasado y por la concentración.

   “Nuestro mayor temor es que el desarrollo productivo sea con las mismas, o más hectáreas plantadas, pero con cada vez menos productores. La vitivinicultura ya es un ejemplo de ello”, detalló.

   Sobre la elección de Luis Miguel Etchevehere como nuevo ministro de Agroindustria de la Nación (asumirá el martes 21 en reemplazo de Ricardo Buryaile), admitió que las economías regionales no son su fuerte.

   “Pero vivimos un momento institucional. Para Coninagro significa que entre lo público y lo privado, como se indica en el documento, el Estado es quien debe asumir las propuestas y las iniciativas sobre las economías regionales con el objetivo de ponerlas en la agenda política”, dijo.

Luis Miguel Etchevehere, designado ministro de Agroindustria.

   “(De Etchevehere) espero una mayor apertura; eso dependerá del equipo que arme. Es un hombre vinculado a la Mesa de Enlace. Venimos trabajando desde hace tiempo y coincidimos en el diagnóstico, pero nos ha costado (coincidir) en la propuesta. Tenemos un enfoque distinto respecto de los intereses que representamos. Pero la agenda se ha achicado en temas clave, como semillas, seguros y buenas prácticas”, manifestó.

   Otra de las cuestiones que le preocupa a Iannizzotto es la gente del sector agropecuario que se muda a las grandes urbes.

   “No nos cierra que el modo en que se está buscando la estabilidad económica sea con un sistema monetario con altas tasas de interés para bajar el consumo, porque el motor de la economía, que es la inversión y el crecimiento para un mayor circuito, está frenado”, dijo.

   “Esto va muy lento. Y el costo es grande, porque crece la inmigración de lo rural a lo urbano. Debemos revisar esta política de estabilidad económica a costa del cierre de pequeñas y medianas empresas y de menor gente en el campo”, sostuvo.

   Respecto de la exploración de nuevos mercados, Iannizzotto aseguró que decir que para poder importar hay que comprar de afuera es lógico, porque cuando un país se inserta en el mundo juega con esa variable.

   “Pero es cierto que la mayoría de los países tiene una política importadora y una política de exportación. En esto, la Argentina debe crecer porque la ruralidad de nuestros productos son elementos de canje, algo que, aún, no se ha contemplado en su totalidad”, afirmó.

   “¿La competencia? Es sana. El cooperativismo se manifiesta en favor de ello, pero se debe hacer con un criterio ordenador, donde el mercado, la oferta y la demanda no estén solos, sino con parámetros para que el empleo esté resguardado”, explicó.

“Devaluar no es una opción”

* PASO: “El dólar superó la barrera de los 18 pesos antes de las PASO (NdR: 13 de agosto). Y los productores de la mayoría de las economías regionales se perjudicaron, porque hubo inflación en ese tiempo, aumentaron el dólar y los insumos y el precio se planchó”, comentó Carlos Iannizzotto.

* Rol: “Un dólar atrasado es un dólar que no camina; así lo veía yo como productor. Ahora, Coninagro entiende que si no hay ciertas reglas económicas, que es estabilidad financiera y costos adecuados a los internacionales, sobre todo de logística, el valor de la moneda juega un rol que no es decisivo, porque si los restantes elementos no son constantes y adecuados por más que vayamos a un dólar competitivo, no se alcanzará el objetivo, porque te corren la inflación, la alta tasa de interés, los costos del Estado y demás”, amplió.

* Distorsión: “El Gobierno está bien orientado en este sentido. Aunque debería entender que en esta gradualidad para corregir la distorsión de precios, el campo necesita, progresivamente, que se vaya acomodando el desfasaje. Mientras no haya herramientas provisorias, estamos es un anclaje muy peligroso”, sostuvo.

* Premios y castigos: “Cuesta discutir la formación de precios con el sector de la comercialización, porque no hay un sistema tributario serio, sin premios y castigos. Falla el sistema de control y hay mucha especulación con el tema inflacionario”, dijo.

* Importación: “Una cosa es que la importación la hagan la industria o el mismo sector por un problema de escasez, y otra cuando importa la parte comercializadora, que está desencajada del sistema productivo”, dijo el titular de Coninagro.