La ciudad.

Está en emergencia nacional

Un deportista bahiense espera un trasplante de corazón: un virus le afectó el 90 %

20/04/2017 | 09:45 | "Los órganos no van al cielo", dice su familia en una carta que difundió para concientizar sobre la donación.

Por Sol Azcárate | sazcarate@lanueva.com

   Fabián Martínez tiene 28 años y es futbolista y boxeador. Tuvo una vida activa y sana hasta hace unos 15 días, cuando un virus lo dejó internado y le afectó el 90 % del corazón.

   De un día para otro, el exjugador de Bella Vista y Olimpo pasó a estar en emergencia nacional del INCUCAI a la espera de un corazón, mientras el suyo sobrevive con medicación y aparatologías.

   Su familia difundió una carta para concientizar sobre la donación de órganos.

   El corazón que lo salvaría puede tardar 5 minutos en llegar o meses. Pero Fabián no puede esperar tanto tiempo: padece miocarditis, lo que le produce insuficiencia cardíaca.

   "Cuando uno muere, los órganos no van al cielo, sino que pueden salvar vidas. Que el sufrimiento de un familiar valga la pena", dijo su hermana Marianela.

   "Una se da cuenta cuando pasa por estas situaciones".

La carta de los familiares

   Un corazón para vivir, la historia de Fabián

   Fabián tiene 28 años y necesita un nuevo corazón para poder vivir. Fue internado de urgencia el 7 de abril en Terapia Intensiva del Hospital Privado del Sur de Bahía Blanca y su vida corre peligro.

   Le diagnosticaron una miocarditis aguda, una enfermedad inflamatoria del corazón producida por un virus que le genera una insuficiencia cardiaca. Sin señales, sin previo aviso, así de un día para otro, la vida del joven jugador de fútbol, boxeador, hincha fanático de River, dio una vuelta de página y cambió totalmente.

   “Fabi”, como le dicen sus allegados, se encuentra anotado en el Listado de Emergencia Nacional del INCUCAI y junto con su familia espera que quienes tienen que tomar la difícil decisión de donar los órganos de un ser amado, vean que su elección genera vida y le daría a “Fabi” y a otros chicos, la posibilidad de volver a nacer.

   Su familia lo extraña, lo ama e implora solidaridad, su familia quiere generar conciencia, porque la vida es misteriosa, cambiante y como en ésta ocasión no da la posibilidad de elegir, puede ser un hijo, una mamá o una pareja.

   Sus seres queridos esperan que el sufrimiento “sirva para algo” y ayude a entender que donar órganos es un gesto de amor, porque los órganos no van al cielo y ellos pueden salvar a los angelitos que desesperadamente los necesitan en la tierra.

   ¡Fuerza Fabi!

donación de órganos
#LaNuevaEncuesta.