Tiempo para el tiempo y algo más

Editorial.

EDITORIAL

Tiempo para el tiempo y algo más

Los relojes biológicos modulan cuándo es mejor aprender, hacer ejercicio, tomar medicamentos y mucho más.

08:15 | 09/10/2017

La entrega del premio Nobel despierta siempre expectativas en el todo el mundo.

A pesar del paso del tiempo, de algunos cuestionamientos a sus reservadas formas de elección de los laureados, y de los significativos cambios que experimenta el funcionamiento del mundo, el galardón mantiene su vigencia y su prestigio.

Personas que han trabajado durante años en investigaciones o estudios, talentosos escritores, esforzados analistas, han salido del anonimato o del hermetismo de sus laboratorios a partir de ser reconocidos con este galardón, que los lleva a otra a ser parte de un privilegiado conjunto de mentes.

Este año, la distinción en Medicina fue compartida con tres científicos que se adentraron en el análisis del denominado reloj biológico, referido a los ritmos adecuados de vida que rigen el planeta y los cuales, de acuerdo a este estudio, debieran ser respetados por el hombre.

Los norteamericanos Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young, lograron dilucidar el mecanismo molecular que impulsa esos relojes celulares.

Un puñado de genes y proteínas sostienen la actividad humana, la secreción de hormonas, la temperatura corporal, el funcionamiento de los riñones y la frecuencia cardíaca.

Seguir Leyendo

La explicación de estos comportamientos empezó a postularse hace décadas: “relojes internos” que gobiernan sus procesos fisiológicos y ayudan a adaptarse al ambiente. La vida sigue el compás de estos ciclos, que se cumplen cada 24 horas. Los desajustes en estos relojes biológicos trastocan el sueño, los momentos para alimentarnos y se asocian con la obesidad, la diabetes y hasta algunos tipos de cánceres.

Los relojes biológicos modulan cuándo se está mejor para aprender o para hacer actividad física, cuándo es conveniente tomar medicamentos.

Los relojes biológicos pueden alterarse en los trabajadores por turnos, las enfermeras, los médicos o los choferes nocturnos.

Hay que atender las señales del cuerpo. No es nada nuevo, ya la biblia lo mencionaba: “Hay un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar,y un tiempo para cosechar; un tiempo para matar,y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir,y un tiempo para construir; un tiempo para llorar, y un tiempo para reír”.

EDITORIAL

El arroyo que no se encauza

El Napostá exige mejoras para alentar su uso recreativo: limpieza periódica, controles y ayuda de los vecinos.

No hay ciudad del mundo que no saque beneficio de disponer de un curso de agua. Sea con carácter recreacional, como recurso ambiental, como elemento paisajístico.

Seguir Leyendo

En esta misma sección

Noticias Destacadas

Las más vistas

También te puede interesar

Deportes

Arte y cultura

Economía y campo

Sociedad