Salud.

LA ALIMENTACIÓN TIENE QUE VER

Un mal descanso nos puede llevar a padecer algunos problemas graves

18/03/2017 | 08:23 | Se conocen alrededor de un centenar de enfermedades que están relacionadas con el sueño, de manera tal que debemos poner el acento en superar este déficit.

David Roldán

droldan@lanueva.com

El sueño es una función básica de los seres vivos e interviene en la memoria, el aprendizaje y el desarrollo de las conductas sociales.

Su privación crónica es el motivo más común del cansancio durante el día y constituye una reconocida causa de incremento de las posibilidades de sufrir accidentes de trabajo o en la vía pública.

Sólo el 5 por ciento de los afectados por esta patología busca ayuda por los síntomas relacionados con el sueño de mala calidad.

Por esta razón, el doctor J. Borsini, médico neumonólogo del Hospital Británico de Buenos Aires sostiene: “Somos, pues, una sociedad enferma de sueño que parece ser una necesidad menor y puesta en segundo plano por las presiones laborales y de la rutina diaria”.

En la actualidad se reconocen más de 100 enfermedades relacionadas con el sueño de índole conductual (desórdenes de los horarios y ritmos de sueño), de características neurológicas (como la narcolepsia, las alteraciones de la actividad eléctrica cerebral) y los trastornos de movimiento durante la noche (por ejemplo movimientos de las piernas).

El lema 2017 propuesto por la Sociedad Mundial de Medicina del sueño es: “Duerma bien, nutra la vida e intenta llamar la atención acerca de la relación entre los desórdenes alimentarios y los problemas para dormir”, asegura la doctora Stella Valiensi, neuróloga de la Unidad del Sueño de aquel establecimiento.

Se estima que en nuestro país el 10 por ciento de las personas tiene anormalidades respiratorias mientras están durmiendo, lo que representa más de 4 millones de argentinos con riesgos serios de accidentes, problemas cardiovasculares o cerebrovasculares (ACV).

Dentro de estas alteraciones respiratorias, el llamado Síndrome de Apneas del sueño representa el 80 por ciento de los casos.

Según datos publicados por la Unidad de Sueño del Hospital Británico, el 60 por ciento de los pacientes con ronquido tienen síntomas diurnos de cansancio habitual.

Por otra parte, el 40 por ciento de los hipertensos evaluados en el Centro de Alta Complejidad tienen apneas del sueño.

“Las consultas relacionadas con el sueño han aumentado 10 veces en nuestra Unidad en los últimos cinco años, haciendo necesaria la interacción entre diversas especialidades y la comunidad”, expuso la doctora Cecilia Berrospe, neuróloga especialista en Medicina del Sueño.

Las apneas del sueño consisten en episodios repetidos de cierre de la garganta al dormir que, al principio, se ponen en evidencia cuando el aire pasa con dificultad y genera ruido, más conocido como ronquidos.

“Cuando el trastorno es mayor, se verifica una verdadera obstrucción al paso del aire que se denomina apnea”, concluye el doctor Borsini.

En este contexto, el Hospital Británico trabaja hace 20 años con especialistas dedicados al estudio y tratamiento para el Síndrome de Apneas del Sueño de grado más severo.

Para esto es necesario utilizar dispositivos denominados CPAP (presión positiva continua en la vía aérea) que son altamente efectivos y suficientes para eliminar los síntomas, evitar el riesgo cardiovascular a largo plazo y mejorar la calidad de vida.

Este tratamiento se administra mediante un equipo de pequeño tamaño y que genera presión de aire de manera permanente durante la noche.

Este flujo de aire a presión se administra al conducto aéreo del paciente (faringe y laringe), mediante una tubuladura y una máscara de silicona que se apoya en la cara, produciendo que la garganta amplíe sus dimensiones y no colapse durante el sueño.

En el servicio de Neumonología del hospital, con el propósito de acompañar el trabajo de consultorio de médicos y kinesiólogos, desde 2010 se realizan reuniones grupales de pacientes con apenas del sueño, involucrando a sus familiares y a todo el equipo médico.

Estas reuniones se llevan a cabo durante todo el año, son gratuitas y abiertas a la comunidad. Ya participaron más de 1.000 pacientes durante los últimos años.