Opinión.

CON LAS FORMAS DEL AYER

Cara soltería

14/05/2017 | 08:20 | Escribe Mario Minervino

Hace 78 años, en mayo de 1939, el senador Alfredo Lorenzo Palacios solicitó se implementara un recargo impositivo paras todas las personas solteras.

La disminución de la natalidad era, en 1939, “el tema del momento”, porque se consideraba que afectaba “la posibilidad de colonizar la amplia geografía nacional”. De allí que muschas entidades exigían la intervención del gobierno para combatir esa “desnatalidad” con políticas que mejoraran un hecho que, apuntaban, “afecta las bases vitales de la nacionalidad”.

Uno de los proyectos presentados ante el Congreso corrió por cuenta del legislador socialista Alfredo Palacios, preocupado por el descenso del 50% del índice de natalidad respecto de 1914. Palacios señaló que la disminución del número de matrimonios era una de las principales causas de declinación. Presentó entonces su proyecto de ley denominado Fomento de la Natalidad, mediante el cual establecía que los empleados estatales tendrían beneficios por cada hijo menor de 16 años, al tiempo que estos padres recibirían ventajas en las promociones y ascensos laborales. Por otra parte, los solteros o casados sin hijos deberían donar un día de trabajo cada tres meses para financiar esta ley.

La medida se basaba en la suposición de que los matrimonios tenían pocos hijos por una cuestión económica, de allí que considerara “justo” que los solteros cargasen con obligaciones impositivas “para estimular la fecundidad” de esos hogares.

Palacios, que era abogado, fue diputado y senador nacional en varias ocasiones y considerado el político más influyente de la historia, junto con Juan Domingo Perón e Hipólito Yrigoyen. Murió en la más absoluta pobreza en 1965. Nunca se casó ni tuvo hijos, convencido que quien se dedica a la política no tenía ligar para esas contingencias.